Museo

El sobrio edificio de estilo moderno, que solitario aguantaba estoicamente el bochorno que caía aquella tarde, se alzaba sobre una gran explanada al final del Camino de San Simón.  Un panel en vertical de unos dos metros, situado a los pies de la rampa que daba acceso al Museo, anunciaba que nos encontrábamos en el Centro de Interpretación Primeros Pobladores de Europa.

Erguido, en el umbral de la entrada, nos esperaba ya Óscar, con una camisa blanca, perfectamente planchada y unos chinos color crema. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: