Museo

El sobrio edificio de estilo moderno, que solitario aguantaba estoicamente el bochorno que caía aquella tarde, se alzaba sobre una gran explanada al final del Camino de San Simón.  Un panel en vertical de unos dos metros, situado a los pies de la rampa que daba acceso al Museo, anunciaba que nos encontrábamos en elSigue leyendo «Museo»